RENUEVA TUS SENTIDOS CON COMBINACIONES AUDACES

Entre lo frío y lo cálido

La clasificación de los colores entre cálidos y fríos responde a una sensación térmica y psicológica. Provocando sensaciones que se producen por su relación con el entorno y que las asociamos a algo en específico. Cuanto más azul (o derivados) tenga un color, más frío parecerá. Cuanto más rojo (o derivados) más cálido lucirá.

A partir de estas percepciones despertamos gustos hacia ciertos colores en específico.

Por lo general a la hora de adornar y enlucir paredes se tiende a seleccionar colores de una sola gama, es decir, que todos sean de la misma familia. Haciendo una separación entre los cálidos y los fríos. Pero no siempre tiene que ser así, los colores opuestos abren una nueva y muy amplia variedad de combinaciones posibles.

La contraposición de estos grupos se le llama contraste cálido-frío. Por ejemplo, el verde y el magenta. El verde evoca al frío y el magenta al calor. Claro que el efecto de estos colores también dependen de su tonalidad, por lo que, podrías hacer combinaciones entre colores fríos y cálidos con tonos pasteles. O hacerlas las mezclas correspondientes para tener colores fuertes y llamativos.

Los colores según su posición frío-calor actúan directamente sobre el sentimiento, y no por convención. Entonces la decoración podría con el color verde como dominante y el magenta como pacificador. Y seleccionar un tercer color para la decoración. Y es aquí donde entran los colores neutros (blancos, negros y grises).

Si eres uno de los audaces que decide dar un giro de 360 grados a su hogar, dormitorio u oficina, nos encantaría saber cuáles fueron los resultados. Así que no dudes en compartirnos tu foto en nuestras redes sociales.  

ENCUENTRA UN RODUCTO CON ESTOS COLORES